Piensa en el entorno, no leas este post

Marvano_la_planete_bleue

El futuro está de regreso.
Tras la era cibernética,
llega la hora ciber-étnica,
mundial y futurista.
Bienvenidas a la tierra.

“Al parecer, vamos por buen camino. Nuestros coches son cada vez más sostenibles, nuestras casas están mejor aisladas, nuestros frigoríficos y lavadoras consumen menos energía, algunas compañías incluso organizan videoconferencias para que sus equipos directivos no tengan que desplazarse a la otra punta del globo solo por una reunión. De Wall Street a Ginebra, de Londres a Singapur, el green washing – ese marketing verde – se ha convertido en la nueva doctrina económica. Pero la verdad es bien distinta. Cada día que pasa aumenta la contaminación, el consumo de energía, la deforestación. El año pasado, las emisiones de CO2 subieron aún un 5%. Y uno de los factores que explican este sobre-consumo frenético es más bien inesperado: se trata de las nuevas tecnologías.”

“Las tecnologías informáticas emiten tantos gases invernadero como el conjunto del transporte aéreo mundial. Las pantallas de nuestros ordenadores, teléfonos móviles y tabletas, los servicios de e-mails, la navegación por páginas webs, todos esos servicios tan, digamos, clean y gratuitos contribuyen al desequilibrio climático en la misma medida que todos los aviones del mundo. Este es el verdadero precio de lo digital.”

“Nuestras pantallas son cada día más numerosas y más grandes; por tanto más voraces. El consumo energético de una pantalla aumenta en la misma proporción que el tamaño de su diagonal, al cuadrado. Hoy un ordenador consume tanto como un refrigerador. Si estás convencido de que enviar un email es gratis en términos medioambientales, desengáñate. Detrás de cada clic hay un fuera-de-campo de alto consumo energético. Cada vez que acudimos a Internet para buscar una información, reservar un billete de tren o pasar un rato en Facebook, hay antenas que se conectan, fibras que se calientan, miles de servidores que se agitan e innumerables procesadores que devoran energía.”

“Estos servidores están agrupados en hangares, los data centers* o edificios digitales, verdaderos abismos de consumo eléctrico que deben ser enfriados constantemente. Una simple búsqueda en Google consume tanto como una bombilla de bajo consumo en una hora. En Francia, las granjas informáticas consumen el 7% de la producción de electricidad nuclear nacional. El nuevo data center ultra-moderno de Carolina del Norte consume tanta energía como una ciudad de 300.000 habitantes. Entonces, ¿vamos realmente por buen camino?”

La Planète Bleue nº750, 27 de octubre de 2012.
La Planète Bleue es un podcast semanal sobre retrofuturismo, ecología y nuevas músicas, dirigido y presentado por Yves Blanc desde 1995. Se emite una vez a la semana en la radio-televisión suiza. La selección musical es excelente. Escuchar y descargar podcasts aquí. La imagen de cabecera es de Marvano.
Mira *los data centers de Google qué mal rollo dan.
This entry was posted in media, nueva y vieja economia, post-colonial, post-politicas, sociedad red. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published.