Gestión de la creatividad: estrategias de fracaso

Cómo son las cosas. Llevo cinco días en Amsterdam reunida con el grupo Mycreativity que desde hace 2 años intenta construir un contradiscurso crítico sobre las industrias creativas. Y paf! Me llega un email sobre Bizkaia Creaktiva I Forum Internacional de Industrias Creativas, que organiza la firma Creativity Zentrum a finales de marzo en Bilbao y que es un ejemplo perfecto de malas prácticas en la gestión de la creatividad.

Bizkaia Creaktiva está dirigido al sector empresarial de la forma más burda y previsible. La economía está cambiando, hay que reaccionar rápido y reorientarla hacia la creación de intangibles. ¿Pero podemos imaginar formas de hacerlo que no se traduzcan en pura y simple acumulación de capital? ¿Que tengan en cuenta que la economía puede ser un factor para el desarrollo colectivo, y que lo necesitamos urgentemente? ¿Somos capaces de aplicar nuestra creatividad para imaginar escenarios de intercambio que vayan más allá de un horizonte condenado a destruirse a sí mismo?

Pero ni siquiera es una cuestión de ética sino de pragmatismo. Estas estrategias simplemente no van a funcionar porque la creatividad no puede industrializarse, ni se pueden conseguir resultados diferentes si no se cambian también los formatos, ni es posible fomentar la economía de la creatividad dando la espalda a quienes la producen.

Nos hemos reido mucho en el grupo con el folleto de Bizkaia Creaktiva. Ninguno de nosotros acudiría a un evento para escuchar a un puñado de consultores hablar de lo que se supone que somos, ninguno se tomaría en serio un acto sobre creatividad que pone al “público general” (es decir, a la creatividad social) a la cola detrás de “instituciones, organizaciones colaboradoras, ponentes e inscritos”, en el que sólo participa una mujer (empatía, diversidad, soft power como ejes del nuevo management ¿os suena?), que es organizado por una empresa que añade un signo de copyright en el programa (¿qué idea están registrando? ¿la de organizar un evento? ¿la lista de invitados? ¿el nombre de la conferencia?), que se cierra con un cóctel que seguramente costará lo que cualquiera de nosotros gana en un año y en el que sólo podemos participar -nosotros, los susodichos creativos- como oyentes y previo pago de una entrada de 50 euros.

Señores y señoras de la política profesional: están siendo ustedes engañados.

This entry was posted in creative_economy, nueva y vieja economia, post-politicas, sociedad red, urbano. Bookmark the permalink.

6 Responses to Gestión de la creatividad: estrategias de fracaso

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *