Menos mal que están las chicas malas…

… para sacarme del estupor, que sino me quedo encharcada en el revival Beauvoir y no regreso. Primero: las Ladyfest Sur que se han currado un pedazo programa de actividades que me duele el dedo de darle al scroll. Además de conciertos hay una empapelada colectiva de un bar, la expo “El ataque femenino de 150 cms o más”, por supuesto el siempre recomendable taller de dildos, una selección de docus bajo el sugerente título de “Bregas en bragas” en colaboración con Zemos98 (y más más más audiovisual) y un taller de comic femenino underground y de autobiografía:

El cómic underground surgió en la prensa contracultural norteamericana a finales de los 60, y llegó al estado Español en los 70. Hemos oído y leído muchos de las revistas o autores (Zap comix, Weirdo, El Víbora, R. Crumb, Nazario, Max Ceesepe…), sin embargo las mujeres que estuvieron presentes han sido invisibilizadas. En esta actividad os proponemos recuperar sus nombres (Julie Doucet, Trina Robbins, Mary Fleener, Roberta Gregory, Phoebe Gloeckner, Aline Kominsky, Diane Noomin, Debbie Drechler…), el importante fenómeno contracultural feminista que crearon y las revistas donde publicaban (Wimmen’s Comics, Twisted Sisters…), analizando sus miradas, sus historias y sus trazos.

Después: el juego de la oca Feministas / Lesbianas con el que el colectivo belga Scumgrrrls celebran el número 15 de su proyecto editorial. “Un tablero de la oca en tamaño real para revivir los grandes y pequeños momentos de las luchas feministas y lesbianas. Para sumergirse en nuestra historia y nuestras identidades de género”.

Y como siempre: las discusiones con hombres y mujeres que dicen que no entienden que las chicas modernas todavía andemos con estas boludeces de hippies sin sujetador. La última la escribo aquí para que no se me olvide (para contextualizar: él, un hacker veterano que dice que vive sin dinero y ha montado una empresa camuflada de secta poscapitalista en la que él es “el emperador”. Farsante pero original):

“Cuando tú te posicionas como una mujer, yo me veo reducido a mi rol de hombre y me siento desposeido, privado de mi humanidad”

Bingo (no es tonto el emperador). El monopolio de la humanidad. El masculino como género neutro. Ser un hombre como sinónimo de ser. Y los que no encajan en la categoría de referencia, a buscarse la vida en la sub-categoría del otro, ese “hibrido entre macho y castrado” que se llama diferente. No sólo son las mujeres, también los niños, los viejos y las viejas, los pakis o los negros, los maricas que no están buenos, los tios a los que no se les levanta. Decir que son personas diferentes es aceptar que existe un modelo con el que compararse: están los iguales y están los que no lo son. Hombres pero menos. Seres humanos subdesarrollados.

Y acabo con el clip de Yelle “Je veux te voir”, una oda a esa sexualidad desinhibida tan Made In France: Je veux te voir / Dans un film pornographique / En action avec ta bite… Tu es tout nu sous ton tablier / prêt à dégainer … On n’avait pas prévu de passer la soirée avec des rigolos / On voulait voir des pectoraux / Des mecs montés comme des taureaux… El otro día en la manifa del Mayday había un revolucionario con una camiseta que decía “Bad Boys Never Go Out Of Fashion“. Pobre criatura 😉
This entry was posted in feminismos. Bookmark the permalink.

4 Responses to Menos mal que están las chicas malas…

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *